jueves, abril 27, 2006

De la velocidad de la luz y la pseudociencia

El día de hoy en el periodico Reforma (requiere subscripción) escribe Shahen Hacyan su columna de difusión científica. De esta me permito citar un par de párrafos:

"En la actualidad los cosmólogos aceptan que el Universo es infinito y sin límites. Pero hay un elemento adicional que los pensadores griegos no conocían: la velocidad de la luz. Se trata de una velocidad finita que es, además, la máxima permitida por la naturaleza."
"La luz es desesperadamente lenta para recorrer las distancias cósmicas. Los objetos más lejanos que vemos en el Universo se nos presentan tal como eran hacen billones de años, cuando emitieron la luz que apenas ahora estamos recibiendo. Si el Universo nació hace unos 14 mil millones de años, entonces no podemos ver más allá de lo que la luz pudo recorrer en ese tiempo, es decir, una distancia de 14 mil millones de años luz. Esta distancia marca nuestro horizonte cósmico; lo que hay más allá es algo que no podemos conocer por ahora, porque la luz emitida desde regiones más remotas aún no ha tenido tiempo de llegar hasta nosotros."


Esto tiene dos implicaciones importantes contra las dos mas grandes pseudociencias:

1.- Los señores astrólogos basan su "ciencia" en estrellas que aunque vemos hoy solo podemos asegurar que existieron hace billones de años. Cómo pueden relacionar la luz que emitió una estrella hace tanto tiempo con lo que nos va a pasar el día de hoy? Cómo se atreven a decir que eso nos marcó el día de nuestro nacimiento?

2.-Los señores ovnilotras insisten una y otra vez que somos visitados por los extraterrestres en sus naves espaciales. Si los visitantes vinieran de la galaxia mas cercana a la Vía Lactea, Andrómeda, y pudieran viajar a la velocidad de la luz (porque da la casualidad de que solo la luz puede viajar a la velocidad de la luz), debieron haber salido con 2.3 millones de años de antelación. Si después de viajar tanto tiempo (descontando las paradas para il al baño) su única intención es pasar desapercibidos o dibujar unas figurinas en el campo son unos verdaderos pelmazos. Ahora que si tomamos en cuenta que encontrar una canica como la tierra en la vastedad del universo debe ser sumamente difícil es prevesible que nos hayamos encontrado por accidente y no tengan el menor interés de comunicarse. Claro que para eso su tiempo de vida tiene que ser mayor a 2.3 millones de años porque si no es así es probable que quien haya llegado ya ni se acuerde con que objeto salieron los que empezaron el viaje.

Solo un poco de razón basta para entender que las atrevidas afirmaciones de astrólogos y maussanitas son solo ocurrencias de una mente con mucha imaginación,
Publicar un comentario