sábado, febrero 25, 2006

Mérida, Extraterrestres Antropomorfos y Evolución

El reciente incidente del extraterrestre de Mérida es publicitado a diestra y siniestra como la más grande prueba de la existencia de seres extraterrestres. En el se puede observar la cabeza y el brazo de un ser que sale detrás de un poste de luz y que intenta alcanzar a un niño. Múltiples críticas se han dejado escuchar de parte de la comunidad escéptica: que si es una máscara, que si se ve la manga, etc... Por su parte los autonombrados investigadores del fenómeno OVNI han presentado lo que llaman pruebas científicas para apoyar sus conclusiones. Sin embargo considero que la verdad detras de este video y de la mayor parte de los avistamientos de supuestos extraterrestres pueden ser deshechadas si tomamos en cuenta los conceptos mas básicos de la evolución.
Que es la evolución? la definición científica es un tanto técnica pero podríamos definirla de forma mas genérica como la capacidad de los organismos para adaptarse a las condiciones de su medio ambiente. Hay que tener en cuenta que un error común en las personas cuando conciben la evolución es que creen que existe una fuerza que impulsa o dirige el cambio de los organismos para que puedan adaptarse. La realidad es un poco mas cruda:
Cuando nosotros vemos una población, digamos una de zebras, a lo lejos todos los individuos se ven iguales. Si nos acercamos sigilosamente poco a poco veremos que cada individuo tiene características únicas. Que si una oreja caida, que si una cola larga, que si mas color blanco con negro, etc. Esas características pueden ser solamente estéticas desde nuestro punto de vista, pero desde el punto de vista biológico no lo son. Estas pueden afectar la forma de correr del animal, su velocidad máxima, su habilidad para descubrir peligros potenciales o hasta la facilidad para conseguir pareja y esto va a depender de las características del medio ambiente; que tanto llueve, cuanto calor hace, cuanto vegetación hay, que animales coexisten con ellas. Al final solo los organismos con un rango determinado de estas variaciones van a sobrevivir lo suficiente para dejar descendencia, la cuál ademas de heredar las características de sus padres presentará variaciones propias, derivadas de mutaciones que de manera azaroza se presentan en los organismos. Por supuesto, si las condiciones del medio cambian de una generación a otra la ventaja reproductiva que aporte cada característica va a cambiar y con ella las características que hereda la siguiente generación.
Ahora volteemos a ver a todos los organismos del planeta, el cuello de la jirafa, las orejas de los elefantes, las membranas de las bacteria, las alas de las cucarachas y los brazos de los humanos han surgido a partir de un proceso evolutivo. Las condiciones a los que se enfrentaron los organismos minuto a minuto y año tras año de su existencia en este planeta son las que esculpieron a los seres vivos que conocemos hoy en día. Ahora bien esas condiciones no siempre se fijan en las características de los seres vivos, la suerte también juega un papel importante; Imaginemos que hace miles de años existió una charca donde se originó una especie de ranas capaces de llevar a cabo la fotosíntesis, esa sin lugar a dudas hubiera sido una característica importante para que un organismo sobreviviera, y sin embargo una noche se produce un temblor produciendo un derrumbe que sepulta a la charca y a sus habitantes para siempre.
Si hemos entendido esto preceptos básicos sobre la evolución podremos entonces entender la dificultad para que un extraterrestre haya intentado tomar con un brazo a un chico en la blanca Merida. Para que los seres humanos desarrollaramos piernas, brazos, dedos y ojos hizo falta que estuviesemos expuestos a condiciones específicas que sucedieron en la tierra en el momento y en el lugar donde nos encontrabamos, por eso no nos parecemos a los elefantes, ellos tuvieron sus propias condiciones. Entonces, para que un extraterrestre sea tan parecido a nosotros habiendose originado en un planeta a millones de años luz del nuestro debió tener o un origen común con nosotros (como los chimpancés) o en su planeta debieron de haber sucedido condiciones y eventos en el mismo momento y en lugares idénticos a los que nosotros y nuestros antepasados nos expusimos durante los 300 millones de años que existen en la tierra. Si supusieramos que solo ocurrió una condición selectiva al día las probabilidades de que un ser extraterrestre tuviera UN dedo meñique sería de una en 109,500 millones y eso hay que multiplicarlo por cada característica que quieran que compartamos. En realidad si existiera vida en otro planeta, y posiblemente la haya, esta no será parecida a lo que conocemos por el simple hecho de que al ser un planeta diferente el proceso evolutivo es diferente, la película no corre igual en todos los proyectores. Lo que pasa es que solo podemos imaginar lo que conocemos, por eso siempre que vemos un extraterrestre se parece a una persona o a cuaulquier otro animal y siempre llegan en un aparato metálico como nuestros aviones.
Ante esta evidencia nunca falta la persona que dirá: en este universo tan grande es posible que hay otro planeta completa y absolutamente idéntico al nuesto (como el mundo bizarro de los superamigos que ni siquiera era idéntico). Bueno pues esa probabilidad existe pero entonces la probabilidad de que no exista es igual y ademas hay que multiplicar la probabilidad de que en ese mismo universo taaaaaaaaan grande hayan podido encontrar nuestro planeta. A Dios ni lo metamos en esto porque tendríamos que preguntarnos quien fué el creado "a imagen y semejanza"
Publicar un comentario