lunes, marzo 13, 2006

El genoma de Rhizobium etli o al diablo genomalab


Si observamos la televisión un día cualquiera a cualquier hora tendremos la ¿suerte? de encotrarnos toda una serie de comerciales de productos contra las varices, las manchas, el dolor y las hemorroides que promociona una compañia llamada presuntuosamente genomalab. En estos nunca falta la tipica escenita de señores con lentes y batas blancas que miran pantallitas y mezclan sunstancias y la mención una y otra vez de la palabra científicos y científicamente. En realidad ahora sabemos que esos productos no tienen ninguna base científica y que tanto las academias médicas como la PROFECO libran una batalla diaria por sacar esos productos, que pueden ser hasta peligrosos, del mercado. Es una tristeza que la gente, a pesar de la mala difusión y formación científica del país, tenga fé en la ciencia y que una empresa de obscuros intereses tenga la mala conciencia de abusar de ello. Todo esto con la hipócrita complicidad de las compañías televisoras que ven inflarse sus bolsillos a costa de la salud de los televidentes. Y es aún peor ya que la palabra genómica si se refiere a una ciencia, la que estudia en contenido total de DNA en un organismo, que está teniendo un importante desarrollo en el país gracias a las instituciones pilares de la investigación científica en el país, el CINVESTAV y la UNAM. Para muestra un botón:

El 9 de marzo se dio a conocer que un grupo de científicos del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM habían publicado tras 5 años de trabajo el genoma completo de una bacteria. Este es el primer genoma que se ha secuenciado completamente en México lo que marca un hito importante en la ciencia de nuestro país.

El genoma de esta bacteria, importante por su papel de fijadora de nitrógeno, esta comprendido en seis replicones: un cromosoma de 4.3 millones de pares de bases y 7 plásmidos que van de los 180 000 a los 650 000 pares de bases para un tamaño total de 6.5 millones de pares de bases.
Mucha gente puede criticar el tiempo que se tardó en culminar el proyecto ya que en la actualidad hay compaías que secuencian un genoma en unas cuantas semanas. En realidad en el centro tenemos la capacidad de hacerlo también en unas cuantas semanas, pero siendo este el primer genma que se iba a secueciar en el país se hizo de la forma mas ortodoxa posible. En lugar de utilizar la fuerza bruta de la tecnología se usó la fuerza fina del intelecto. De esta forma se obtuvo el máximo provecho en cuanto a generar experiencia y recuersos humanos altamente capacitados en genómica ya que la causa última de un proyecto de secuenciación no es la secuencia en si, sino la información y el conocimiento que se le pueda extraer.

El genoma como tal ya había sido secuenciado y anotado hace algunos meses, incluso la secuencia del plásmido simbiótico yo la había utilizado ya para mi proyecto de licenciatura en el 2002. El resto del genoma se obtuvo a lo mucho en un periodo de un año con todo y anotación y el verdadero meollo del asunto fué la publicación que hacía oficial el término del trabajo. En este caso puedo presumir que los encargados del proyecto hicieron un excelente trabajo con el artículo, hacía mucho tiempo que un artículo sobre un genóma no se publicaba ya en un PNAS, lo que habla positivamente del trabajo intelectual detrás del proyecto.


No fué un proyecto barato, costó mas de seis millones de dolares, sin embargo la inversión se recuperó multiplicada varias veces varias veces no solo en los recursos humanos que ya he mencionado sino en el boom que el proyecto genómico significa para todos los que trabajamos con esta bacteria. Ahora conocemos todos los genes de función conocida que posee esta bacteria, todos los genes a los que podemos asociar alguna función conocida y un buen puñado de genes completamente nuevos. Podemos predecir entonces no solo su función dentro del organismo sino el momento en que se expresan y la forma en que se regulan. Podemos llenar los huecos en teorías a las que les faltaba un gen o podemos acelerar el planteamiento y desarrollo de proyectos. Todo esto beneficiará al final a la población mexicana ya que con la información generada con el genoma el desarrollo científico y tecnológico de R. etli el trabajo de los laboratorios de ingeniería, biología molecular y bioquímica del centro se beneficiará muy positivamente
Pero aquí no acaba el trabajo del Centro de Ciencias Genómicas, actualmente hay importantes proyectos genómicos sobre el frijol, phaseolus vulgaris y la solitaria, taenia solium que aprovecharan toda la experiencia generada a partir de este proyecto genómico y que sin lugar a dudas tendrán un fuerte impacto en el desarrollo de nuestro país.
Publicar un comentario